Samaná

Pawa y su paradójica caída

Temas relacionados: , , , , ,


9 febrero, 2018 Por Windler Soto 2 comentarios

La suspensión de la aerolínea Pawa Dominicana tomó a más de uno por sorpresa y, aunque se trata de una medida que se supone durará solo por tres meses, los acontecimientos recientes no auguran un panorama alentador para la línea de bandera dominicana que operaba vuelos regulares hasta el 26 de enero.

Hasta hace unos meses, las cosas aparentaban marchar viento en popa. De hecho, fue la aerolínea de mayor crecimiento en número de pasajeros entre enero y noviembre del año pasado, con una inmejorable tasa del 210%, al transportar 181,781 personas adicionales.

Con resultados como estos, ¿quién habría imaginado que Pawa se encontraba en tal situación financiera?

Por otro lado, la línea aérea se encontraba en plena etapa de expansión hacia Estados Unidos, surcando nuevos rumbos hacia el apetecible mercado estadounidense, donde no solo se encuentra una diáspora que ronda los dos millones de habitantes, sino que desde allí proviene casi el 50% de los turistas que llegan a República Dominicana.

Esta búsqueda de nuevos mercados le aseguraría a la aerolínea la diversificación y solidez necesarias para seguir creciendo a tasas similares, evadiendo los riesgos inherentes a operaciones  concentradas en el Caribe. Hay que admitirlo. Pese a que se trata de nuestro vecindario más cercano, República Dominicana no tiene relaciones demasiado sólidas con las demás islas (sobre todo las no hispanas) en comparación con los estrechos lazos que unen nuestra economía a la estadounidense, a lo cual hay que añadir la reducida demanda de una población caribeña relativamente pequeña.

Todo iba bien, hasta que los síntomas de una enfermedad financiera se fueron asomando. Primero fue el impago del servicio eléctrico, luego el incumplimiento con las correspondientes tasas a los regulares gubernamentales y, por último, la presunción de que la aerolínea estuviera ignorando las normativas internacionales de mantenimiento de sus aviones. En definitiva, un cóctel mortal que culminó en su suspensión por tres meses.

Pero hay más. El impedimento de salida del país del presidente de la aerolínea, Gary Stone, nos pone todavía más en alerta, sugiriendo que el problema podría resultar más grave, sobre todo cuando el norteamericano ha intentando escabullirse en dos oportunidades a través de los aeropuertos de Punta Cana y Santo Domingo.

La pregunta del millón es si Pawa logrará recuperarse de esta crisis. El panorama permanece oscuro y no pinta nada bueno por el momento. Mientras tanto, el país aguarda con los dedos cruzados a la espera de recibir la noticia de que se trata de un traspiés momentáneo, de que todos los empleos se preservarán y de que la línea aérea seguirá siendo la principal insignia dominicana en los cielos.


Comentarios

Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

EL GOBIERNO DOMINICANO PUEDE COMPRAR LAS ACCIONES DE PAWA DOMINICANA Y CONVERTIRLA EN UNA LINEA AÉREA 1OO % ESTATAL.
NO PERMITAN QUE SE PIERDAN ESAS RUTAS CONQUISTADAS POR PAWA DOMINICANA.

Sería lo mejor pero este gobierno y más los de la JAC y el IDAC no les interesa tener una línea aerea en el país, ellos mejor les dan beneficios a las extranjeras que invertir en su propio país y para el beneficio del país.

Noticias relacionadas