Samaná

Empleos, el meollo de la industria turística

Temas relacionados: ,


30 junio, 2017 Por Windler Soto Deja un comentario

Además de la capacidad de un negocio o sector económico de producir rentabilidad para los inversionistas, su éxito está ligado a su vocación de generar bienestar a la sociedad y equidad por medio de los empleos.

Este es el método capitalista de hacer las cosas, uno que ha funcionado a sociedades occidentales post-industrialización. Y, pese a las críticas que pudiera generar, no se puede negar que los países que han apostado consistentemente por este modelo disfrutan de bienestar, estabilidad y un clima de paz.

Desde la perspectiva de los hacedores de políticas públicas, la creación de empleos es el principal objetivo del fomento de determinadas actividades económicas o sectores, sobre todo cuando se les brindan facilidades fiscales que les eximen del pago de impuestos u obligaciones con el fisco.

En el caso de República Dominicana, su decisión de explotar su belleza natural estuvo marcada hace décadas por la creación de regímenes fiscales especiales que, naturalmente, han limitado la capacidad del Estado de recibir ingresos por este concepto.

Quiere decir que casi toda la apuesta turística ha descansado sobre la esperanza de que los puestos de trabajo pudiesen retribuir los sacrificios fiscales asumidos por el Estado a favor de una sociedad empobrecida y necesitada de ingresos para las familias, por pocos que estos fueran.

Hoy, el cometido se ha ido cumpliendo, ya que el turismo aportaba el 8.1% de los empleos que es capaz de generar la economía.

Según el Banco Central (BC), el renglón de hoteles, bares y restaurantes aportó 329,736 empleos en 2016, mientras que toda la economía es capaz de generar 4,068,772 aporta dentro de un país que ronda los 10 millones de habitantes, según datos contenidos en la Encuesta Nacional Continua de Fuerza de Trabajo.

Los datos ponen de manifiesto que el turismo no solo genera las divisas que necesita la economía para hacer negocios en el exterior, sino que es una gran fuente de empleos. Basta con echar un vistazo al flujo migratorio dentro del país, el cual (sacando a la capital) se ha caracterizado por moverse hacia las provincias con cimientos turísticos sólidos.


No hay comentarios Deja un comentario

Leave a comment

Noticias relacionadas