Sugieren mayor inversión social en comunidades turísticas

Destacan los aportes del sector turístico dominicano a la economía nacional

Para el sector agropecuario y la agroindustria es un mercado cautivo

Temas relacionados: , , , , , , , , , , , , ,


2 octubre, 2012 Deja un comentario

El turismo es el sector de mayor éxito de la economía dominicana durante la época moderna, con impacto positivo en todos los renglones de la actividad productiva,  pero aún persisten muchos prejuicios y dudas sobre su real aporte al desarrollo nacional, de acuerdo al periodista Luis José Chávez, directivo de la Asociación Dominicana de Prensa Turística (Adompretur).

De no haber sido por el éxito del turismo, muy distinta sería la historia de la sociedad dominicanas a partir del decenio del 1980, cuando entró en decadencia el modelo de exportación de productos tradicionales y  de sustitución de importaciones”, apuntó el comunicador al cuestionar la validez de algunas críticas que se expresan en los medios de comunicación contra la industria de la hospitalidad.

Dijo que en algunos casos se acusa al turismo de generar pobreza y de acentuar diversos problemas sociales, como la delincuencia, la  prostitución y la arrabalización urbana, partiendo de la equivocada premisa de que la industria, además de hacer las inversiones, traer a los turistas, operar el negocios, generar empleos y pagar impuestos, también debe reemplazar al Estado en la tarea de hacer una justa redistribución de la riqueza y ocuparse de los principales servicios públicos”.

El turismo es una actividad positiva con una pobre reputación”, comentó el periodista y politólogo ante un auditorio integrado por unos 40 comunicadores  de Higuey y Punta Cana  reunidos en el Teatro del Hotel Ifa Villas Bávaro.

Chávez se refirió al informe 2008 del PNUD sobre desarrollo humano que identificaba a  las provincias turísticas de Puerto Plata y la Altagracia con un índice de pobreza superior al promedio nacional, situación que el mismo estudio atribuía al impacto negativo de la actividad turística. También citó una reciente  opinión del síndico de Verón-Punta Cana en el sentido de que el turismo solo  deja basura en esa comunidad.

Un desafío a la lógica y unos datos que no cuadran

Dijo que tanto en el plano nacional como en el caso de las dos principales provincias turísticas del país, los  cuestionamientos negativos sobre el sector turístico plantean un serio  desafío a la racionalidad y a la lógica.

“Veamos el caso de la provincia Altagracia. Si el turismo representa pobreza para  esta provincia como es posible que en menos de 30 años esta zona se haya convertido en el principal foco de atracción de la migración interna, multiplicando por cuatro su población, mientras representa la mayor oferta de bienes y servicios del país y la tercera en consumo de energía y de automóviles”.

Dijo que los datos del último censo nacional confirman que La Altagracia, La Romana, Samaná y Puerto Plata, fueron  las cuatro provincias con mayor crecimiento poblacional, siendo al mismo tiempo las cuatro principales provincias turísticas del país. En relación con el censo anterior, esas cuatro provincias registraron un aumento de 146 mil habitantes, siendo La Altagracia la provincia con la mayor tasa de crecimiento poblacional durante el período.

Y se preguntó a seguidas: “¿Como se explica que los dominicanos se desplacen de sus lugares de origen hacia otras localidades donde supuestamente se registra un mayor índice de pobreza.

El caso emblemático de la provincia Altagracia

Chávez relató que en  el 1971, año de la llegada del turismo a la provincia Altagracia  de la mano del joven empresario Frank Rainieri, el municipio de Higuey dependía esencialmente de la ganadería y la caña. En la ciudad existían 4 almacenes pequeños, 3 farmacias, 2 pequeñas ferreterías, 6 carnicerías, 4 talleres de mecánica, 2 fábricas de hielo, una fábrica de queso, 2 aserraderos pequeños y  un  pequeño negocio de venta de vehículos.

“De acuerdo a los datos extraídos de las páginas del periódico El Cometa, de Livio Mariano Cedeño, comentados en una conferencia del propio Rainieri,  para el  1971 Higuey contaba   con una oficina del Banco Popular con 5 empleados, un pequeño hospital publico y 4 consultorios privados, 10 abogados, 8 médicos y un ingeniero. En materia de educación tenía  una escuela primaria, un liceo secundario y 2 colegios de la Iglesia Católica”.

En la actualidad la provincia Altagracia recibe más del 63% de los turistas que llegan al país, representa la mayor demanda de bienes y servicios por habitantes, la tercera oferta de servicios financieros, la  tercera en  consumo de energía y  venta de vehículos, aporta más del 12% del PIB,  y es la zona con la  más alta tasa de empleo de su población nativa.

“En el caso de la provincia Altagracia, la dinámica económica del turismo garantiza oferta de empleo directo o indirecto para todos los habitantes de su territorio, pero todos sabemos que actualmente  más del 50 por ciento de los habitantes de esta zona turística proceden de otras regiones, incluyendo más de 20 mil haitianos residentes en Verón y Punta Cana”, manifestó Luis José Chávez.

“Los turistas si pagan impuestos, y mucho…”

Luis José Chávez ripostó la socorrida afirmación de que los turistas no pagan impuestos porque supuestamente la industria recibe muchas exenciones del Estado. “Eso no es cierto, los turistas si pagan impuestos y mucho más de lo que cualquiera se imagina”, apuntó.

“La verdad contable y constatable  es que el turista paga impuestos al fisco dominicano en todas las etapas de su visita: por el asiento del avión, por el combustible del avión, por el aterrizaje en el aeropuerto, por la seguridad del aeropuerto, por la vigilancia del espacio aéreo, por el derecho de entrada al país, por los combustibles del transporte local; por el ITBIS sobre  los pasajes, por la habitación y los servicios de hotel; por los  impuestos selectivos a  las bebidas y cigarrillos, por los artículos electrodomésticos que se usan en el hotel, etc., hasta por  los derechos de salida del país y nuevamente por el asiento del avión en que se traslada”.

Y agrego que los datos de un reciente estudio  de Eco Caribe también dan cuenta del impacto fiscal que representa el turismo. En el año 2010, por ejemplo,  la presión fiscal a la actividad turística fue del 23 por ciento aportando al fisco 35 mil 595 millones de pesos, el 15 por ciento de todos los recursos recaudados.

“Si los ingresos aportados por el turismo se dividen entre los 4 millones  124 mil 543 turistas extranjeros y los dominicanos no residentes recibidos, el Estado captó en el 2010 8 mil 360  pesos por cada turista ingresado al país, sin incluir otros  impuestos indirectos relacionados con el consumo durante su estadía.

De acuerdo al estudio de Eco Caribe, en el 2010 el consumo turístico total sumó más de 158 mil millones de pesos, de los cuales el 23.7 por ciento  terminó en manos del Gobierno. Sin incluir  costos fiscales para la actividad no calculadas como impuestos, el cargo por seguridad social a las empresas y el 10  por ciento  de la propina, que en el caso de “los hoteles todo incluido”, que representan el 80 por ciento  aproximado de las habitaciones, va incluido en el paquete.

También destacó datos aportados por la Junta Agro Empresarial Dominicana (JAD) que indican que para  el sector agropecuario y  la agroindustria local, el turismo representa  un mercado “cautivo” con un potencial de 21 mil millones de pesos.

 



    Acepto la política de protección de datos - Ver



    Comentarios

    0 Comments
    Inline Feedbacks
    View all comments

    Noticias relacionadas